Buscar
  • el gallo de asclepio

La política

«Desde que los ineptos poderosos de la tierra han sustituido a la Filosofía con el filosofismo, ignorando que la razón de las ideas es la razón de las cosas, y que la verdad del entendimiento es la verdad de todo, la mayoría de las inteligencias padece de una tisis intelectual, que ha permitido que se introduzca en la literatura el novelismo moderno, esa que no llamaré gran corrupción, sino esa gran insustancialización del género humano, que ha dejado infiltrar en nuestro modo social de existir un epicureísmo fácil, que empieza en el placer y acaba en el suicidio: que ha convertido el mundo de las ciencias naturales en un lugar de lugares comunes: que hace del campo de la política un palco escénico, que no sirve para otra cosa más que para la exhibición de vanidades personales. ¡Maldición en el filosofismo, o sea en la filosofía de no filosofar, que cuando suministra ideas falsas ó estrechas á corazones enérgicos, produce los realistas inquisitoriales o los demagogos guillotinadores!» Ramón de Campoamor

¿Vale la pena la política? No se lo pregunto como una cuestión retórica, lo hago esperando respuestas. Pero antes de que se animen a contestar, si es que ese es su gusto, permítanme unos comentarios al respecto.


La política en su sentido canónico (todo aquello que se refiere al gobierno del Estado) está en decadencia y no porque no se haga política día a día desde distintos lugares, sino porque buena parte de quienes encabezan el Gobierno (sea el que sea) han creído más rentable dedicarse a la propaganda que preocuparse por la polis.


El filosofismo (léase de nuevo la cita) se ha apoderado del campo político y vale más un buen eslogan que una buena solución. Y si esto pasa es porque se ha llegado a tal punto en el desprecio de las ideas que por «buena idea» solo se tiene la que beneficia a cada uno.

Hace unos días, una alto cargo del Gobierno de España decía, para referirse a la salida de España de la crisis provocada por la Covid-19, que «aquí no cabe la política». Pero ¿qué quería decir? ¿No es la política todo lo que se refiere al Gobierno de Estado? Sorprende y mucho que alguien que se dedica a la política y se dice «política» pregone que para resolver un problema de Estado reniegue del instrumento del que dispone para hallar la solución: la política.

La razón es que en su infame juego publicitario alimentan la idea de que la política es miseria, es trilerismo, es ira… Hacen creer que la política es el problema y no la solución, siendo magistral el hecho de que hacen ver que aquello que dicen es algo distinto a la supuesta basura que denuncian. Dicho claramente: el problema no es la política, sino aquellas personas que pregonan que para asuntos de Estado podemos prescindir de la política.


La realidad es que un porcentaje sin determinar (no me atreveré a dar una cifra) de las personas que están en la política no hacen política, bien porque creen que son meros administrativos y eso de las ideas es para locos e idiotas, o bien porque creen que la política es publicidad.


La imagen que una buena parte de la población tiene de la política tiene más que ver con el viejo concepto comunista de «agitprop» («agitación y propaganda», revuelo y publicidad), que con el gobierno de la ciudad para el bien de la mayoría, y esto, lo crean o no, es un grave problema, porque en el momento en el que se considere que la política es inútil (enfrentamiento estéril), vendrán los mesías que han abonado ese terreno para ocupar su lugar y hacerse mentes preclaras (no políticas) del mundo.


Un buen tricolon, una habilidosa anáfora, o un ingenioso eufemismo podrán confundir, pero no podrán nunca oscurecer una buena idea que contribuya al bien de la ciudad. Pero para eso hay que tener, primero, alguna idea y, por supuesto, saber contarla. Para bien hablar, lo primero es bien pensar. La Oratoria servirá para aclarar y no para engañar.


#Oratoria #Comunicación #Pensar #Hablar #Ideas

contacto@elgallodeasclepio.es

© 2016 por el gallo de asclepio.

  • Facebook de el gallo de asclepio
  • White Twitter Icon
  • Instagram de el gallo de asclepio