Acabar con la cultura

Entre 1966 y 1971 el ahora casi-culturalmente proscrito Woody Allen escribía una serie de artículos para The New Yorker que posteriormente se convertirían en el libro titulado Cómo acabar de una vez por todas con la cultura. En honor a la verdad, hay que decir que el título del libro en su inglés original es Getting even («desquitarse» en español), pero eso es otra historia y arruinaría el sentido de este texto… ¡no lo voy a permitir!


Vaya por delante (y no pretendo adentrarme más de lo necesario en estos asuntos) que se habla aquí de la cultura humana y que con esta cultura, en general, no se puede terminar. Se podrá aniquilar una cultura, una forma de vida, un conjunto de costumbres, &c., pero serán siempre sustituidas por otras que se convertirán, a su vez, también en cultura. De tal manera que, para quienes gusten de las figuras retóricas, la cultura siempre fluirá en la medida en que haya humanos.



De lo que se habla cuando se habla de destruir la cultura es de la destrucción de la «industria cultural», de un tejido económico y social que proporciona trabajo a miles de personas y entretenimiento a otras tantas.


Lo que ha puesto de manifiesto el estado de confinamiento al que el SARS-Cov-2 nos ha obligado es que esta cultura, la industria del entretenimiento, no solo es importante, sino necesaria para mantener un equilibrio social. ¿Se imaginan cómo llevaríamos el aislamiento sin un libro, una película, una visita virtual a un museo, una obra de teatro, un videojuego, un concierto en streaming, un programa de radio o una serie? La cultura nos entretiene en nuestras casas, ameniza las horas de encierro o distrae a nuestra prole mientras trabajamos.


Lo que no logró Woody Allen (acabar con la cultura) podría conseguirlo un virus si, cuando todo esto acabe (que acabará), no se le da a la industria un buen empujón para coger impulso. Seamos corteses con quienes nos han amenizado este retiro porque, como dice Baltasar Gracián, la cortesía es la principal muestra de cultura.


© 2016 por el gallo de asclepio.

  • Facebook de el gallo de asclepio
  • White Twitter Icon
  • Instagram de el gallo de asclepio